martes, septiembre 16, 2008

la chica que llora en la micro

por más que intento e intento la ficción no me sirve para cubrir la pena. no saco nada con inventarles la historia de una pendeja que se subió a la micro con ganas de hacer todo lo contrario, que aguantó, mientras trataba de reconocer su cara pálida y gastada flotando en el vidrio sucio, unas cuantas cuadras antes de dejar que escapara otra de esas gotas que ya habían salido como un río durante ese día.

ojalá me pudiera ayudar a matar la pena contarles que, en un momento determinado, las ganas de llorar de una persona pueden superar su vergüenza ridícula de lucir las lágrimas ante unos cuantos viejos indiferentes y viejujas preocupadas. que los lomo de toro son la instancia perfecta para secarse con la manga húmeda, que la piel arde de tanto insistir en esa operación de secado que no logra su objetivo por más de 3 segundos.

quiero convertir este día entero en un cuento triste que se perderá en una inmensa biblioteca.
en un cuento que nadie querrá leer nunca.

6 comentarios:

Scarecrow dijo...

bucha...si es penca irse asi en la micro. yo tambien me ido asi y es re desagradable...pero que te pasó??? ):

Monique dijo...

creo que nos subimos en el micro con el letrerito equivocado. Tal vez para la próxima ya leamos bien y entonces nos reíremos de habernos equivocado de micro.
Solo no dejes de postear.

Pablëa dijo...

Cuentos como esos son capitulos tristes de la vida.
Aquellos se quedan ocultos en un rincon, y dejan paso a cuentos mas bellos.

Animo, que todo puede mejorar! ^^

Konini dijo...

no hay que avergonzarse de llorar, al menos yo pieso así
un besito vanne
nos vemos
:*

mefuienavion dijo...

yo una vez lloré en el metro
cuidate vane :*

carola josefa dijo...

lo que más me carga de esas situaciones, son los malditos mocos. son lo peor.
malditos mocos.

 
Todos los derechos reservados Pianitou Sociedad Anónima.