domingo, diciembre 05, 2010

no sé cómo titular esto

los fines de semana se han acostumbrado a ser una basura. no sé por qué me siguen poniendo contenta los viernes. no sé por qué me sigo interesando en la existencia de personas que fueron como la mierda y no sé por qué les sigo deseando lo mejor, después de todo. esta semana perdí por lo menos una docena de certezas respecto a distintas cosas de la vida. comencé la práctica sin alcanzar a despedirme de nadie, de nada, ni de mí misma. mi billetera ahora tiene billetes y puedo gastarlos en todas las cajetillas que quiera.

la verdad es que no tengo ganas de escribir sobre nada que no tenga que ver contigo. no puedo pensar sobre nada más que la pena que me ataca desde que abrí los ojos esta mañana y recordé que estábamos enojados, oficialmente, y que uno no llama a la gente con la que está enojada para desearle buenos días y decirle lo mucho que lo extraña. quizás a estas alturas de la vida tengo que conformarme con que las cosas sigan su curso, tragarme mis reflexiones tardías sobre lo absurdo de nuestras discusiones de msn y ahogar mis ganas de verte y hablarte en las noticias, en la política internacional, en el marco metodológico de mi tesis.

2 comentarios:

mefuienavion dijo...

me entristece pelear, pero me mas entristecen esas peleas que jamas se transforman en reconciliación. un beso vane

Ignacio dijo...

La gente además de olvidar lo rico que es estar enfermo, olvida tambien que los fin de semana son tragicos si se tiene mucho tiempo y mucho seso para reprocesar las cosas dichas a la rapida. Prostituye esa billetera y el tiempo para alegrar el encéfalo...al menos un tiempo

 
Todos los derechos reservados Pianitou Sociedad Anónima.