martes, junio 16, 2009

ovillo

hoy, perdida en el metro, luego en el centro, sin saber cómo pedir una revista en la biblioteca, sin una moneda de 100 para los lockers, respondiendo aquí a un cómo estás o más enana que nunca frente a un espejo de la galería san agustín. todas las situaciones, un revoltijo de escenarios que confirman que mi edad mental bordea los 12 y que nunca, nunca voy a ser una buena periodista si sigo teniendo vergüenza de toda la gente. pero no sé qué hacer con eso.

7 comentarios:

Diáfana dijo...

a mí también me da vergüenza acercarme a la gente.
supongo que de a poco uno se acostumbra, pero yo no quiero acostumbrarme :/

te quierou

el Saboteador dijo...

Extrañamente, justo anoche leía un cuento que hablaba de "cada sueño ovillado y murmurante". Y eso no era lo más extraño...

Niña Monstruo dijo...

hay una canción de the smiths que se llama ask.

shyness is nice but shyness can stop you
from doing all the things in life you'd like to
so if there's something you'd like to try, ask me i won't say no! how could I?

Niña Monstruo dijo...

because
if it's not love then is the bomb
the bomb
the bomb
the bomb
the bomb
that will bring us together.


eso no tiene nada que ver pero pues quise terminar de cantarla :(

Konini dijo...

es mejor pensar con menos edad, uno la pasa mejor :)

Supermariscow dijo...

Haz cualquier cosa MENOS imaginarte a la gente en pelotas porque en verdad te llevas unas sorpresas que no puedo mencionar acá :O

el aguij�n del moscard�n diesel dijo...

la idea es observarlos, no acercarse necesariamente. así son los buenos escritores (y también periodistas)

 
Todos los derechos reservados Pianitou Sociedad Anónima.