domingo, mayo 16, 2010

vieja

los años no pasan en vano. 4to de universidad, siempre pensé que sería bacán, en verdad todo se va poniendo más y más fome. foooooome. de a poco siento que mi vida deja de ser tan adolescente como quisiera, que tengo 21, que estoy a pasos de titularme y ser una vieja de mierda. ya no me mando cagadas en los carretes, no me emborracho al punto de vomitar y hacer que alguien me vaya a acostar, no leo libros que no tengan que ver con el periodismo, ya no escucho tanto a los beatles, ya no voy todas las semanas a un café con mis amigas, ya no voy a la biblioteca de santiago, ya no llevo mi cámara a todas partes, ya casi no tomo fotos, ya no vamos a bandera a buscar ropa, ya no me junto con gente que no conozco, ya no uso pantys de colores.

me gustaría volver a un día en que mis preocupaciones se repartan entre la psu, las 112 formas de molestar a mis compañeros y la excusa para no hacer educación física. sé que al final es mi dilema de siempre.
vivo pensando en cómo volver.

3 comentarios:

dobbs dijo...

algo importante en la vida es saber ser en el momento adecuado. Y mejor aún, poder ser todos los personajes que quieras ser; el adulto, el joven, el irreverente, el simpático, el pesado, etc. pero en el momento que corresponda serlo. Que el mecanismo del sistema no te imponga un rol. Aprender a tener un estilo y prudencia.

Ojalá sirva el consejo.
Saludos.

dobbs dijo...

se me olvidaba; como dijo alguna vez Foucault, el individuo es sin duda alguna el átomo ficticio de la representación ideológica de la sociedad. Y en otra ocasión dijo que ser siempre el mismo es aburrido.

Gracias por el comentario.
Cuidate.

el aguijon del moscardon diesel dijo...

ya regresarás en el momento menos pensado y sin darte cuenta, te lo digo yo, que paso un año de los cuarenta.

 
Todos los derechos reservados Pianitou Sociedad Anónima.