domingo, julio 11, 2010

horas después

sí, si le doy color. nunca confíes en las montañas rusas, aunque tengan aspecto seguro. cuando llegas a la fila del juego, ya no hay tiempo para arrepentirse. nadie te obligó a subirte. esta pésima analogía se aplica al amor, a la universidad, a las elecciones sobre la ropa y a las películas, entre otros.

a mí también, por supuesto.

1 comentarios:

mefuienavion dijo...

odio verme tan mal con toda la ropa, por eso no me saco el pijama nunca.

 
Todos los derechos reservados Pianitou Sociedad Anónima.